Download E-books Buda: La historia que cambiará tu vida PDF

Deepak Chopra ofrece a sus lectores los angeles inspiradora novela que recrea los angeles vida de Buda, un joven heredero que lo abandona todo para seguir el camino de los angeles iluminación.

The ny Times Bestseller.

Buda es una figura sin igual en el mundo. En este libro, Deepak Chopra nos narra l. a. vida de este personaje absolutamente fuera de lo común que, siendo heredero de un gran reino y acostumbrado a vivir entre lujos y caprichos, come to a decision abandonar su hogar cuando es todavía muy joven para explorar el mundo. Después de consagrarse al rezo y a l. a. meditación, y de ayudar a los pobres y enfermos, descubre un día que su cuerpo y su mente se han liberado de las pasiones terrenales para convertirse en Buda, el iluminado. Ha alcanzado el nirvana, un estado more suitable de l. a. mente que le permite estar en paz consigo mismo y con el mundo external. A partir de este momento Buda dedicará su vida a difundirsu doctrina y enseñar el budismo, religión que no deja de sumar adeptos en todo el mundo.

La crítica ha opinado:

"Chopra retrata con sencillez el conflicto interno typical que sufre todo aquel que va en busca de los angeles sabiduría espiritual y los angeles transformación" -Publishers Weekly-

Show description

Read or Download Buda: La historia que cambiará tu vida PDF

Similar Buddhism books

The Art of Power

Turning our traditional figuring out of energy on its head, world-renowned Zen grasp, religious chief, and nationwide bestselling writer Thich Nhat Hanh unearths how precise energy comes from inside of. What we search, we have already got.

Buddha (Penguin Lives Biographies)

With such bestsellers as A heritage of God and Islam, Karen Armstrong has continuously added ? penetrating, readable, and prescient? (The manhattan occasions) works that experience lucidly engaged a variety of religions and spiritual concerns. In Buddha she turns to a determine whose proposal remains to be reverberating in the course of the global 2,500 years after his demise.

The Tibetan Book of the Dead: First Complete Translation (Penguin Classics Deluxe Edition)

The 1st whole translation of a vintage Buddhist text on the adventure via dwelling and dyingGraced with establishing phrases via His Holiness The Dalai Lama, the Penguin Deluxe variation of The Tibetan ebook of the lifeless is "immaculately rendered in an English either sleek and specified. " Translated with the shut help of prime modern masters and hailed as “a super accomplishment,” this booklet faithfully offers the insights and intentions of the unique paintings.

The Chan Whip Anthology: A Companion to Zen Practice

Jeffrey L. Broughton deals an annotated translation of the Whip for Spurring scholars Onward during the Chan Barrier Checkpoints (Changuan cejin), which he abbreviates to Chan Whip. This anthology, compiled through Yunqi Zhuhong (1535-1615), has served as a Chan guide in either China and Japan when you consider that its booklet in 1600.

Extra info for Buda: La historia que cambiará tu vida

Show sample text content

Cómo? —gruñó el hombre—. Si tengo que daros una bolsa de arroz, me estáis estafando. —No penséis en eso, tratad de calmaros —dijo Gautama, intentando convencerlo. Pasaron unos instantes. Una vez que logró que el hombre dominara su ira, Gautama lo ayudó a liberar al buey de su yugo y a descargar el carro. Después, él y el hombre empujaron el carro con los hombros por los angeles parte de atrás y, con muchos gruñidos y resoplidos, lo sacaron rodando de l. a. cuneta. Mientras sudaban bajo el sol abrasador, l. a. esposa permanecía sentada a los angeles sombra, sosteniendo los angeles soga del buey y abanicándose con una hoja de palmera. —Muy bien. —Gautama dio un paso atrás después de haber puesto el último saco de grano en su lugar. Sin decir palabra, el hombre trepó al asiento del conductor. —¿Vienes o no? —le preguntó a su esposa con tono agrio. Ella se puso las manos en los angeles cadera. —¿Para qué? �Para volver a casa con un hombre que golpea tanto a su buey que lo hace caer en una cuneta y es tan estúpido que tiene que venir un monje a mostrarle cómo sacarlo? Gautama podía ver que el hombre quería golpearla de nuevo con el látigo, pero su vergüenza le impedía hacerlo frente a un hombre santo. Se mordió el labio mientras su esposa subía al carro, lanzándole una sonrisa despectiva al joven monje. El carro empezó a avanzar con lentitud. El hombre se dio los angeles vuelta. —Te doy todo el arroz que puedas recoger del camino. Namaste. Gautama se dio l. a. vuelta y se encontró con Ganaka que, de pie a unos doce metros, se reía, y claramente se reía de él. —¿Cuánto tiempo estuviste allí? —preguntó Gautama, sintiendo que se le subía los angeles sangre a las mejillas. —Todo el tiempo —dijo el monje más viejo con indiferencia. Estaba mascando un tallo de acedera que había cortado de un lado del camino. —¿Hay algún arroyo cerca? Necesito lavarme l. a. cara —dijo Gautama con tono cortante. Pensó que no tenía sentido preguntarle a Ganaka por qué no les había ayudado o si había oído hablar del voto monástico de servicio. El monje más viejo lo guió a un riachuelo pequeño pero fresco que había en el bosque. Gautama recogió agua con su cuenco de mendigar y se los angeles echó sobre los hombros y l. a. cabeza mientras Ganaka lo miraba, en cuclillas sobre los talones. —Esas personas no te quisieron un poco más por lo que hiciste —señaló. —No esperaba que lo hicieran —contestó Gautama. El arroyo period tan poco hondo y estaba tan soleado que el agua que se tiraba en l. a. espalda parecía tan cálida como los angeles del baño en palacio. Sus músculos tensos empezaron a relajarse. —Si no querías que te quisieran, por lo menos buscabas gratitud. Pero eres demasiado orgulloso para reconocerlo. Y estás enojado porque me reí de ti. Imagínate: estás siendo santo, y un monje, nada menos que un monje, se burla de ti por eso. Escuchar l. a. verdad dolía, pero Gautama estaba demasiado exhausto para acumular resentimiento. En cambio, dijo: —¿Era digno de burla a tus ojos? —¿Por qué habría de importar eso? Un santo tiene que superar el ridículo. Tal vez estaba tratando de enseñarte eso. —¿Ahora eres mi maestro?

Rated 4.97 of 5 – based on 6 votes